Límites de la exposición segura: Un consumidor tendría que ingerir 1300 de libras de alimentos y bebidas en contacto con plástico de policarbonato diariamente para exceder el nivel seguro de BPA establecido por agencias gubernamentales de los EE. UU.

El bisfenol A (BPA) se utiliza para fabricar plástico de policarbonato y resinas epoxi, los cuales fueron aprobados durante décadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE. UU., la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y muchos otros organismos gubernamentales internacionales, para su uso en aplicaciones donde existe contacto con los alimentos:

Plástico de policarbonato

Las pilas de contenedores de alimentos reutilizables que almacenan granos y cereales muestran que el BPA se utiliza en contenedores reusables de alimentos

Este plástico liviano y resistente a los golpes proporciona una visión clara de los alimentos en recipientes de almacenamiento duraderos y resistentes al calor, lo que permite mantener los alimentos frescos. Los recipientes de policarbonato para alimentos son reutilizables y resistentes a las manchas causadas por muchos ciclos de lavavajilla. 

El plástico de policarbonato ofrece importantes beneficios de desempeño en los materiales de almacenamiento de alimentos.  Debido a su durabilidad y resistencia, los restaurantes y las cafeterías se benefician al usar un equipo para servicios gastronómicos de policarbonato sólido y transparente que contribuye con la seguridad, es una opción de almacenamiento de bajo costo y puede soportar el extenso uso cotidiano.  El plástico de policarbonato contribuye a la sustentabilidad, dado que puede resistir diversos métodos de higiene y que puede ser utilizado en forma segura durante muchos años. 

Resinas epoxi

Los alimentos envasados en las estanterías de las tiendas de comestibles representan la idea de que el BPA ayuda a mantener los alimentos envasados frescos y seguros.

Al proteger los alimentos contra la contaminación y el deterioro, las latas con revestimiento de resinas epoxi tienen una vida útil de dos años o más, característica esencial para poder alimentar a muchas personas durante desastres naturales y operaciones militares.  Gracias al BPA, los bancos de alimentos, las familias que dependen de un presupuesto y muchos otros se benefician de la vida útil prolongada que le da a los alimentos enlatados.