Steven Hentges, Ph.D.
jueves 18 de julio de 2019
Generalmente se acepta en la comunidad científica que la mejor forma de medir la exposición humana al bisfenol A, también conocido como BPA, es a través de un método analítico denominado biomonitoreo. En particular, la medición de la cantidad de BPA en orina es un método científico ampliamente aceptado para medir la exposición, porque el BPA se elimina rápida y completamente del cuerpo a través de la orina. Todo lo que ingresa en el cuerpo (es decir, que se ingiere) se mide fácilmente por lo que se expulsa en la orina.
 
Dado que el biomonitoreo en orina es relativamente fácil de hacer, los investigadores han realizado estudios de biomonitoreo de la orina sobre el BPA en más de 30 países de todo el mundo. Pero no es solo para su ociosa curiosidad; más bien, la exposición es un parámetro fundamental que usan básicamente todas estas autoridades de salud a nivel mundial para respaldar las conclusiones de que el uso del BPA es seguro. Con la reciente publicación de dos estudios de biomonitoreo, Eslovenia se ha unido a este distinguido grupo de más de 30 países. 
 
En el primer estudio, un grupo de investigadores eslovenos y griegos informaron niveles de BPA en orina en un grupo diverso de niños eslovenos, y en sus madres y padres. Según concluyeron los investigadores: “los niveles fueron comparables con los niveles informados para otros países europeos y todos estuvieron por debajo de los valores orientativos basados en la salud”. En otras palabras, los niveles de exposición a BPA medidos en el grupo esloveno son seguros en función según una evaluación en la etapa de revisión. 
 
Pero los investigadores no se detuvieron allí. 
 
En un estudio de seguimiento, los investigadores exploraron la seguridad del BPA con tres enfoques rigurosos y complementarios:
 
• En el primer enfoque, los investigadores calcularon la ingesta de BPA a partir de los niveles de BPA eliminados en la orina. Estos valores de ingesta luego se compararon con el nivel de ingesta segura establecido por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.
• El segundo enfoque comenzó con el nivel de ingesta seguro, y se calculó el nivel correspondiente de BPA que aparecería en la orina. Se trata de un umbral seguro conocido como “equivalente de biomonitoreo”. Los niveles reales de BPA medidos en orina luego se compararon con el equivalente del biomonitoreo.
 
• El tercer enfoque fue el más complejo, pero además puede ser el más importante a nivel científico, porque se centró directamente en la cantidad real de BPA en el torrente sanguíneo antes de eliminarse por la orina. Este enfoque también permite obtener una evaluación más detallada que tiene en cuenta las diferencias fisiológicas entre niños, mujeres y hombres.
 
Los investigadores informaron un margen impresionante de seguridad de 100 o más entre las exposiciones reales al BPA en el grupo esloveno y los umbrales de seguridad en cada uno de los tres enfoques. Afortunadamente, los resultados de los tres enfoques rigurosos fueron similares y claramente confirman que la ingesta de BPA en Eslovenia es segura.
 
Estos nuevos resultados de Eslovenia, además, coinciden de manera general con estudios anteriores de más de 30 países y vuelven a confirmar que independientemente del lugar donde se encuentre, no tiene que preocuparse por la exposición al BPA.