Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos

En febrero de 2015, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó una nueva opinión sobre la evaluación de riesgos para la salud asociados con el bisfenol A (BPA) en alimentos y otras fuentes no alimenticias, y concluyó que: 

Dada la evidencia científica actual y los niveles actuales de exposición del consumidor, el BPA no supone ningún riesgo para la salud para ningún grupo etario por la exposición a través de los alimentos. Esto también se aplica a niños aún no nacidos, infantes y adolescentes. La información reciente y los métodos más sofisticados han llevado a los expertos de la EFSA a reducir significativamente el promedio de la ingesta diaria tolerable (TDI) del BPA, de 50 microgramos por kilogramo de peso corporal por día (µg/k/día) a 4 µg/k/día. Dada esta nueva evaluación, los cálculos más elevados de la exposición a través de los alimentos solamente o en combinación con otras fuentes (dieta, polvo doméstico, cosméticos y papel térmico) son de 3 a 5 veces inferiores que el nuevo valor de TDI. La incertidumbre con respecto a los posibles efectos del BPA sobre la salud en la glándula mamaria, en los sistemas reproductivos, metabólicos e inmunológicos y en relación con trastornos neuroconductuales se ha analizado y tenido en cuenta en el cálculo de la TDI. La TDI debe ser vista como un valor temporal, siempre y cuando los resultados de estudios a largo plazo con ratas (estudio que pretende acabar con dicha incertidumbre) estén pendientes. El BfR recibe con gusto el hecho de que se haya tenido en cuenta la exhaustiva información de Europa en los cálculos de la exposición y, dada la incertidumbre en torno a la información sobre el BPA, respalda la derivación de la nueva TDI temporal. 

La EFSA y el BfR son solo dos de los organismos científicos que han escuchado a la ciencia respecto del BPA. La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE. UU. recientemente llegó a una conclusión similar en relación con la seguridad del BPA. En respuesta a la pregunta: “¿Es seguro el BPA?”, la FDA responde con una sola e inequívoca palabra: “”.

Obtener más información acerca de la evaluación sobre la seguridad del BPA del BfR aquí o visitar el blog Chemistry Matters de American Chemistry Council. 

En julio de 2010, el Instituto Federal para la Evaluación de Riesgos (BfR) de Alemania publicó una revisión detallada de dos estudios recientes sobre el BPA y concluyó lo siguiente: 

“Los resultados de los dos estudios no corroboran las preocupaciones sobre la posible toxicidad específica del bisfenol A con efectos adversos en el desarrollo neurológico y conductual”. Para leer el informe completo, hacer clic aquí

  • Con respecto a Ryan et. al. (2009), el BfR llegó a la conclusión de que: “Los resultados no revelaron efectos adversos en dosis bajas ni en el comportamiento ni el desarrollo de las crías hembras de ratas; las ratas hembras fueron tratadas con bisfenol A durante la gestación y la lactancia”.
  •  Con respecto a Stump et. al. (2010), el BfR llegó a la conclusión de que: “Los resultados obtenidos bajo estas condiciones de pruebas no arrojaron ningún indicio de efectos adversos en el desarrollo neurológico y conductual en las crías. El estudio incluyó pruebas con dosis muy bajas. La administración por medio de los alimentos de bisfenol A no reveló ninguna indicación sobre los supuestos “efectos en dosis bajas”.

El Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos (BfR) informó que una dosis bajas de BPA no supone un riesgo para la salud de los infantes ni de los niños:

En enero de 2010, el BfR escribió: “Tras un meticuloso análisis de todos los estudios, en particular, los estudios dentro del rango en dosis bajas de bisfenol A, el BfR llega a la conclusión mediante su evaluación científica de que el uso normal de las botellas de policarbonato no supone un riesgo para la salud debido al bisfenol A ni para los lactantes ni para los niños pequeños. El BfR no está solo en esta evaluación. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de los EE. UU. comparten esta opinión. Japón llevó a cabo sus propios estudios sobre el bisfenol A y tampoco ve la necesidad para su prohibición”.

El BfR no observó ningún riesgo negativo para la salud en alimentar a los bebés con biberones fabricados con BPA. En enero de 2006, el BfR afirmó: “El BfR no reconoce riesgo alguno para la salud de los bebés alimentados con biberones fabricados con policarbonato”.